SakryniaLa tierra de las lágrimas

No somos una banda de matasietes yoilakeses. Si de verdad quieres hojas davaekianas que apoyen tu causa tendrás que presentar una oferta seria.
Redant, capitán de los Cuervos de Medosta
edge
Stacks Image 462
El Davaek actual es mera una provincia del Imperio, un reino sometido que prospera gracias a su intercambio comercial y la ausencia de guerras.

Durante siglos han estado enemistados con Yoilak y el balance de las numerosas guerras entre ambos reinos ha resultado con mucha frecuencia más favorable a sus vecinos.

Este odio tradicional se ha convertido en la actualidad en una antipatía llevadera debido a que ambos pueblos coinciden al rechazar la presencia imperial (aunque nunca lo declaren abiertamente).

En Davaek se darían las condiciones propicias para alentar una rebelión contra el imperio, pues la mayoría de los poderes políticos y económicos están en contra de los imperiales, pero el enorme impacto que supondría una larga guerra, como sin duda sería la que habrían de luchar para liberarse de Darsham, y sobretodo, el terror a una nueva invasión bárbara, mantiene las cosas en calma.

El tiempo en Davaek es fresco y bastante lluvioso, con veranos muy suaves. La parte más septentrional, está dominada por la misma niebla espesa que afecta al reino vecino de Graundhar, pero al sur de la zona pantanosa se convierte en una neblina más fina.

Sus tierras tienen abundancia de bosques que producen una madera excelente para mobiliario y construcción.

Crían grandes rebaños de ovejas en los pastos de las colinas mientras que el cultivo intensivo de arroz se realiza más allá de los pantanos brumosos, en una zona de terreno bajo y húmedo, y se exporta a todo Sakrynia.

La ciudad de Medosta es uno de los puntos comerciales más importantes en la región, e incluso en Sakrynia, pues de (y hacia) la Ciudad del Coso brotan mercancías de lo más diverso.

Los davaekianos gustan de la guerra y el combate, son muy aficionados a las luchas del coso y se han ganado una gran reputación, por otra parte bien merecida, como formidables mercenarios, fiables y competentes.

Los habitantes de Davaek son altos, aunque no tanto como los Vaeringjar, de tez pálida y mayormente pelirrojos. Aparentan un carácter abierto y sociable, incluso con los darshamitas, pero si pueden lograrlo sin exponerse, no colaborarán con ellos en absoluto, incluso recurrirán a pequeños sabotajes.

Desprecian a los imperiales, desconfían de los graundhareses, sienten antipatía por los yoilakeses y temen a los bárbaros.
Stacks Image p653_n646
Stacks Image 1881
Stacks Image p653_n652