SakryniaLa tierra de las lágrimas

¡Les abriré el pecho y les arrancaré el corazón con mis propias manos, igual que mi hijo me fue arrebatado, yo les dejaré vacíos y sin vida!
Arkel Pyros, Gran Condesa de los Dominios de Graundhar
edge
Stacks Image 462
Los moradores de los Dominios de Graundhar son cerrados, taciturnos y parecen estar siempre de mal humor. Hay quien dice que su personalidad está acorde a las tierras húmedas, frías y oscuras en las que viven.

En ellas, las lluvias son habituales, una niebla espesa y pegajosa lo cubre todo durante horas y, en ocasiones, durante días enteros.

Mientras dura el invierno, las nevadas no son extrañas y pueden darse también en primavera. Los cielos oscuros aparecen incluso en verano, y aunque acostumbra a lucir el sol, muchas tardes se cubren de nubes de tormenta.

El pueblo llano graundharés trabaja duro para sobrevivir, practicando la agricultura de subsistenciay muy especialmente la ganadería.

La nobleza acapara la propiedad de los pastos y controla la enorme producción ganadera. Los poderosos caballos de Graundhar son famosos por su altura y fuerza y, con frecuencia, son adiestrados como corceles de batalla.

Comercian principalmente con Darsham y Davaek, y aunque suelen verse algunas caravanas con destino a Yoilak o incluso al Sultanato, lo más habitual es encontrar sus mercaderías y reses en la capital davaekiana de Medosta.

Hace tantos años que sucumbieron bajo las Legiones Invencibles que ya no conciben su existencia fuera de la gloria imperial. Además, se sienten cómodos formando parte de un imperio poderoso, como los fueron los Dominios siglos atrás, en la Era de las Grandes Reinas.

Sin embargo, uno puede descubrir que los graundhareses son hospitalarios y voluntariosos una vez que se consigue superar su resistencia inicial.

Hay que entender que son un pueblo diferente y peculiar, y será la actitud de los otros la que determine mayormente como se comportarán con ellos los habitantes de los Dominios, aunque siempre desconfiarán de los vaeringjar pues los hombres del hielo acostumbran a realizar incursiones para esquilmar cualquier enclave más o menos cercano a la costa.

Con el paso de los siglos, el matriarcado ha ido perdiendo fuerza pero todavía hoy las mujeres mantienen un papel preponderante y, aunque cada vez sea más frecuente encontrar hombres en puestos de autoridad, las múltiples dalemas (territorios administrados por una dalem o señora feudal) y los tres Grandes Condados, por ejemplo, solo se conceden a mujeres.

Nobles y sacerdotes dominan la vida pública de Graundhar y viven ignorando las dificultades del pueblo que trabaja duro para sobrevivir, contribuyendo al mismo tiempo, a veces a su pesar, a que los privilegiados puedan conservar sus comodidades.

Los varones visten normalmente una túnica corta de lana que, en el caso de los nobles, tiene distintos adornos. Llevan un manto o capa, también de lana gruesa, sujeta a un costado por un broche. Lucen cabellos largos sujetos con una diadema de metal y calzan zapatos de cuero.

Las mujeres llevan, sujeta a la cintura, una larga túnica que cubre enteramente el cuerpo, y en la cabeza un manto conocido como palla graundharesa. El calzado femenino son zapatos de cuero suave.

Los graundhareses tienen una visión muy particular de la muerte, y creen que sus antepasados muertos aguardan el momento adecuado para volver y ayudarles. No debería extrañar por tanto que gusten de adornos, mayormente en forma de craneo, con los que decoran armas y escudos.

La caballería graundharesa está formada por mujeres y hombres pertenecientes a la nobleza, que cabalgan monturas grandes y poderosas que pueden provocar el pánico en enemigos con poca disciplina.

También es frecuente ver hombres y mujeres nobles entre los soldados de infantería, armados de lanza, espada y escudo, así como mercenarios y graundhareses del pueblo llano.

En este último caso, los infantes utilizan característicamente escudo con maza o martillo.
Stacks Image p653_n646
Stacks Image 1881
Stacks Image p653_n652