SakryniaLa tierra de las lágrimas

Una caravana partirá en unos días hacia Mad’af, la Joya del Desierto. Me sentiría mucho más tranquilo si vos formarais parte del grupo que protegerá mis mercaderías. ¿Estáis interesado?
Ahmed, mercader de Hadora la Deseada
edge
Stacks Image 462
Sakrynia es un extenso territorio, con grandes zonas salvajes, llenas de peligros y criaturas feroces. Incluso muchos tramos de las calzadas imperiales no son lo suficientemente seguros.

Si nos atenemos a lo que consideran las élites del Magno Imperio de Darsham, la capital imperial Ash’tharg se levanta en el centro de Sakrynia. Geográficamente al menos, esto no es cierto, pero no seremos nosotros quienes le llevemos la contraria al Gran Lobo.

Lo que sí es verdadero, es que Ash’tharg es el origen de cinco de las seis calzadas imperiales, que permiten el avance rápido de las Legiones Invencibles y los viajeros, amén de las caravanas comerciales, para satisfacción de los thyslahrios.

Al nordeste de Darsham se encuentra la provincia de Erkerÿl, aunque sus habitantes proclaman ser un reino libre. Lo cierto es que están en rebelión y desde las montañas y los bosques de coníferas se combate abiertamente a legiones y mercenarios.

Los primos de los habitantes de Erkerÿl (que en lengua norteña significa “los que se fueron”) son los feroces vaeringjar, los guerreros de las Tierras Heladas, avezados marinos que surcan las frías aguas del Mar de Hielo, y que se mantienen inconquistables gracias a la formidable barrera natural, las Montañas Heladas, que les separa del Imperio.

Al este del territorio darshamita, las tierras húmedas y verdes de Davaek, alternan bosques y praderas. Cuanto más cerca de la frontera con los Dominios de Graundhar, más patente se hace la presencia de la espesa bruma que, durante muchas horas al día, cubre gran parte del territorio graundharés.

Al sur de Davaek, un territorio llano, ahora sometido al imperio y arrebatado al Reino Libre de Yoilak, vive de espaldas a las tribus de las Tierras Bárbaras que libran sus disputas en la más profunda desunión al otro lado de las montañas.

Lo que queda de aquel gran imperio de hace siglos, el otrora poderoso Reino Libre yoilakés, con sus cálidos bosques y el rentable tránsito comercial hacia o desde el sur, languidece humillado bajo el gobierno de un rey débil.

Y al sur de Sakrynia, las que hace milenios fueron las fértiles tierras del imperio Methmet, auténtica cuna de la civilización, son hoy un terreno árido y desértico, donde los secretos y la traición se ocultan detrás de cada duna del Sultanato de Kalem.

El gran océano de Sakrynia recibe el nombre de Mar de los Condenados. Violentas e impredecibles tormentas, surgen de forma imprevista tragándose las embarcaciones que desafían sus olas mortales. Es por ello, que las naciones de Sakrynia se limitan a navegar el litoral. Sin embargo, la Talasocracia de Thylslah posee embarcaciones construidas para la navegación de alta mar, aunque ésta solo sea posible gracias al inestimable don natural de las Amazonas de Tormenta.
Stacks Image p653_n646
Stacks Image 1883
Stacks Image p653_n652